Silent Hill Ciudad de Vacaciones FINAL

  Este es el desenlace de mi pequeña historia dentro de el pueblo maldito, cuya primera parte tenéis aquí: Silent Hill ciudad de vacaciones  


  Sería muy difícil describir un lugar como Silent Hill usando solo las palabras. Lo que allí se ve es capaz de traspasar cualquiera de tus sentidos, para infiltrarse directamente dentro del rincón mas oscuro de tu corazón. Pese a todo si tuviera que elegir una sola frase para definirlo sería esta. "La desesperanza hecha lugar".

  Todo allí era ingrato y deprimente, gris y carente de vida.Y allí estaba yo, en mitad de la calzada, incapaz de ver mi mano a menos de un palmo de mis ojos. Sus calles estaban completamente desiertas, los coches aparcados en sus respectivas plazas, puertas y ventanas cerradas a cal y canto. Pese a todo no parecía una ciudad abandonada, sino algo mucho mas siniestro. Parecía apartada del trascurrir normal del tiempo, pausada en algún momento concreto de otro cuando. 

  ¿A donde ir cuando te has perdido en una ciudad que no conoces?. La respuesta obvia sería encontrar una parada de taxis y meter la mano en tu cartera, pero teniendo en cuenta el estado del pueblo, no esperaba encontrar a un taxista haciendo horas extras. Opte simplemente por seguir caminando siguiendo lo que parecía una arteria principal, según rezaba su señal vertical, me encontraba en la carretera Bachman. No, no elegían nombres muy castizos por estos lares, cosas de la globalización, supuse.

  No lo asimilé de una manera totalmente consciente, pero el absoluto silencio que me había envuelto desde mi llegada, estaba cambiando. Empezaba a percibir.... Cosas... Síseos casi inaudibles, que se producían en lugares indeterminados entre la niebla. Menos mal que estaba suficientemente aleccionado por infinidad de films hollywoodienses  como para saber como actuar en situaciones de esta índole:

- ¡Hola!.. ¡¿Hay alguien ahí?! - Grité. La verdad es que escuchar el propio sonido de mi voz aterrorizada, me perturbó mas de lo que jamás hubiera podido imaginar. Que estupidez por el amor de dios... Qué esperaba conseguir con esto; ¡Hola! Soy el asesino estoy aquí viéndote pasar escondio.

  Perdido aun en estos pensamientos, empecé a intuir como se iba formando una pequeña silueta frente a mi en la carretera. Un bulto entre rojizo y rosado que iba adquiriendo nitidez mientras me acercaba. No paré, ni cambié de sentido, pero si tuve la precaución de aminorar la marcha y aguzar la vista. No supe exactamente que era, si acaso se puede ser exacto con eso, hasta hallarme a menos de diez metros de la criatura. 

  Tenía silueta de perro, ojos de perro, orejas de perro, y hocico de perro. Y os juro que habría dicho que era un doberman, si hubiera tenido piel.

  Estaba sentado sobre sus cuartos traseros supurantes, mas tieso que un clavo en un ataud. En señal de respeto me quedé quieto también, aunque si rectifico y escribo que me quedé petrificado seré mas consecuente con la realidad. Creería que la bestia era una estatua si no hubiera visto como movía sus ojos siguiéndome, cuando reuniendo todo mi valor empecé a girar lentamente sobre mis talones. Pude comprobar para mi horror como más bultos rojizos se incorporaban a sus flancos.

  Me lanzé a correr. No tuve que mirar atrás para saberlo, la caza había comenzado, escuchaba el sonido de sus músculos, tendones y fauces contrayéndose frenéticamente. Yo era la liebre.

  Corría intentando desesperadamente mantener mi vista fija al frente. Cuando, para mi sorpresa, me percaté del movimiento de vaivén  enloquecido que ejecutaban mis brazos que aun asían mis dos maletas-. Ahora las ves y ahora ya no - Lancé ambas maletas hacía atrás sin girarme y sin parar de correr, con la infantil esperanza de que las Samsonites fueran lo suficientemente contundentes como para noquear perros.

  Yo no tenía conocimientos académicos sobre la velocidad punta que puede alcanzar un perro mondado como una naranja, pero cada vez los escuchaba mas cerca, me darían alcance en segundos estaba seguro.

  Todo sucedió muy rápido y acompañado del frenético repicar de unas campanas. Silent Hill comenzó a cambiar ante mis ojos a cada nueva zancada. Del gris sucio, empezó a emerger el rojo oxidado. La impenetrable niebla se disolvió en una oscuridad perpetua con un insoportable hedor a carne pútrida. El ya angosto pasillo formado por las calles se iba estrechando más y más sobre mi. Para complicar un poco más las cosas delate mía se erigió una figura humana, de lo que mi mente ya totalmente perturbada, solo pudo atribuir a un nazareno ultra devoto. Tenía una píramide metálica sobre la cabeza, el torso desnudo y lleno de cortes y arañazos sangrantes y arrastraba una larga y oxidada espada del tamaño de una tabla de planchar.

  Semejante individuo me habría sido de gran ayuda para deshacerme de los perros, pero mi instinto me decía que los perros pensaban lo mismo de él que yo, y seguramente con más acierto. Hicé un cambio de sentido tan brusco, para no toparme contra él, que escuché el sonido de mis tobillos protestando por la excesiva aunque a todas luces necesaria contorsión. Me dirigido hacia la izquierda por un callejón y no era casualidad ya que de alli provenía el tañir de las campanas, ahora ya cada vez mas cerca.

  Notaba los hocicos inquisitivos de los perros estrellándose contra mis tobillos, el frio de fuera, el calor de mi cuerpo, la oscuridad, el metal que se arrastraba, mi miedo, su hambre. Pese a todo conseguí llegar a mi destino.  Reconozco que nunca he sido muy creyente pero empuje la enorme puerta de la vieja iglesia con tanta fuerza que de no haber estado abierta seguramente me habría roto el hombro. Cerré de un golpe tras de mí, y sin parar de moverme como un poseso empecé a apilar los bancos contra ella. Solo paré cuando aquello paració una hoguera de San Juan, exhausto me dejé caer de cualquier manera sobre la recien formada barricada.

  Y entonces mi mirada se posó en el altar.... Y comprendí que aquí en Silent Hill, la iglesia no era la casa de Dios, ni de Cristo, ni de vírgenes ni monaguillos. Un poderoso circulo rojizo con un triángulo concéntrico se alzaba en el lugar privilegiado que habría ocupado la cruz en cualquier iglesia decente.  Allí no encontraría paz.
  Solo me queda despedirme de los que leyeron esta nota que arrojé al viento. Y dedicar un último mensaje a aquellos que me conocieron y que aun a veces me dedican un último pensamiento de añoranza. Por favor, no me busquéis más, yo ya no vivo allí. Llevo dos años perdido en Silent Hill. 
   ... Pájaros rabiosos desuellan mi cabeza, mientras me persiguen los perros de presa ...

8 comentarios:

Ínfila 1/2/11 9:44

Qué rápido ha terminado todo...me hubiera gustado una tercera parte ^^

Ark 1/2/11 10:47

Yo también me quedé con ganas de un capítulo intermedio para desarrollar un poco más la historia e incluso visitar el hospital.

Lo malo de escribir varios post relacionados, es que mientas concluyes el proyecto tienes que dejar pasar otras buenas ideas.

The Doctor 2/2/11 17:39

Muy bien redactado, gran historia. Aunque la verdad no soy precisamente fan del genero, este juego me parece de los mejores dentro del mismo y tu relato plasma el sentimiento de jugarlo a la perfeccion.

Ark 2/2/11 22:01

Gracias, me gustan los relatos cortos, y Silent Hill tiene una profunda y única iconografía que lo hace especialmente atractivo, para ambientar uno.

De todas formas el mensaje viene a ser el típico... Y me pasara a mi ¿Como actuaría?

Toni 4/2/11 0:45

Esperaba con ganas este post! Coincido con Ínfila que me hubiera gustado que continuara un poco más.

La verdad es que alguna vez todos nos hemos preguntado que haríamos en tal o cual situación fantástica...

Que miedo me daba el cabeza pirámide en silent hill 2... (escalofríos)

nEjO 4/2/11 1:06

Deberias considerar tu carrera como novelista. Existira tercera parte?

Ark 4/2/11 10:26

Toni@ Silent Hill 2 sigue siendo un referente en el género y junto con el primero, los dos mejores juegos de la saga. Y Pyramid Head es sin duda uno de los enemigos mas perturbadores que hemos tenido el "placer" de conocer.

nejo@Pues no creo, pero siempre he tenido mucho cuento. De todas formas ya es hora de escribir sobre otras cosas.

mrscoffey 20/8/11 0:44

para mi los mejores son SH1 SH2 y SH4 y me gustan mucho las fan histories y demas +1 xD

Escribe tu comentario

Tu comentario será publicado automáticamente
sin moderación posterior o previa. Las opiniones
aquí serán siempre respetadas, pero el spam no.